Cheesecake de arándanos, infusionado con albahaca. | Una Pizca